¿Sabías que, si vives en Colombia, vives en el país con mayor biodiversidad aviaria en el mundo? Pues sí, créelo, los cielos colombianos están adornados por más de 1900 especies de aves, una cifra que corresponde al 18% del total de especies en el mundo.

birdwatching-387463_640

Además, ¿qué opinas si te decimos que 72 de las especies de este gran total, sólo pueden verse en nuestro país, pues son endémicas de nuestros territorios? Y si le agregamos que desde 1990, en Colombia se han descubierto para la ciencia, 12 nuevas especies de aves, obtenemos como resultado un paraíso para los aficionados al avistamiento de aves.
Nuestro país es un escenario más que perfecto para la práctica de esta actividad que mueve anualmente alrededor de 30.000 millones de dólares en el mundo, una cifra que ha llevado a los prestadores de servicios turísticos nacionales a diseñar planes para aprovechar y además dar a conocer nuestra riqueza ornitológica.

Reuniendo postales para la memoria

Paradójicamente, el público extranjero es el principal participante en este tipo de actividades, los colombianos apenas estamos descubriendo la magia de ver y disfrutar de estos ejemplares de plumas coloridas, mientras se desenvuelven en su entorno natural.

Esto último es clave, pues para muchos resultaría más fácil tomar uno de cada uno y encerrarlo en un zoológico para exhibir su belleza. Sin embargo, cuando vas realizando los recorridos y adentrándote en esta práctica, comprendes que la verdadera maravilla es poder apreciarlos en medio de los paisajes que les sirven de hogar.

hummingbird-1068370_640Ver y escuchar, por ejemplo, al saltarín relámpago macho cantar con las alas para atraer a la hembra de su especie; u observar a un ejemplar de cualquiera de las 179 especies de colibríes y vencejos que existen en nuestro país, revoloteando por una pradera de flores multicolor, esos son espectáculos que se convierten en postales para la memoria.

Coleccionar estos momentos no es fácil, lograr la fotografía perfecta o siquiera poder observarlos con detenimiento, sin ahuyentarlos, es un arte y lleva tiempo perfeccionarlo, pero como colombianos es un placer y casi un deber visitar las diferentes regiones del país y vivir la experiencia del avistamiento.

Además, durante los recorridos se conocen destalles sobre cada especie y la relación con su entorno, lo que hace aún más interesante esta práctica.

Destinos de privilegio

Las regiones privilegiadas para realizar esta actividad son el Amazonas, Chocó, la Sierra Nevada de Santa Marta, el Valle del Cauca y Caldas. Precisamente en este último departamento se encuentra la Reserva de Río Blanco, un lugar que alberga alrededor de 950 especies de aves y es referente para los ornitólogos del mundo.

Caquetá también es excelente destino para el avistamiento, de hecho allí existen recorridos que te llevarán a ver bien de cerca al Guácharo, una extraña especie de pájaro nocturno que habita en las cavernas.

Maravillas aladas que tienen presencia en casi todo el territorio nacional y esperan por ti en muchos de los paradisíacos destinos de nuestro país. Anímate a conocerlas.