A menos de una hora de Bogotá se encuentra el Bioparque La Reserva, un lugar donde se cultiva la esperanza de un mejor futuro para el planeta, pues todos sus escenarios y recorridos nos invitan a reconciliarnos con la naturaleza y vivir en armonía con ella.

El objetivo de La Reserva es hacernos reflexionar acerca de nuestro rol en el ciclo de la vida y en cómo nuestras acciones pueden cambiar la salud del planeta, para bien o para mal. Pero esta reflexión no es nada aburrida, hay tanto por ver en sus 9 exhibiciones itinerantes, que están diseñadas para que nuestros sentidos experimenten todas las diferentes sensaciones que despierta estar en los diferentes ecosistemas que encontramos en nuestro país.

Los olores, los colores, el frío, el calor, los sonidos, los silencios que caracterizan al bosque seco tropical, el bosque andino bajo y piedemonte, el bosque de niebla, los humedales y la selva húmeda tropical, podrás experimentarlos todos en un solo día y en un solo lugar.

Testimonio de la crueldad y de la bondad humana

P1060496Conocerás individuos de diferentes especies que los habitan y recibirás una conmovedora lección de bienestar animal, pues cada uno de los animales que encuentras en el Bioparque La Reserva ha sido protagonista de una conmovedora historia de tráfico ilegal, en la que los seres humanos somos los crueles antagonistas.

Al ver las profundas marcas que este delito deja en animales que en su vida libre lucen imponentes y que luego de ser víctimas de tráfico difícilmente podrán reintegrarse a la vida salvaje, es imposible no entender que no podemos ser cómplices. Un águila real con una de sus alas mutiladas, un águila arpía que luce triste y solitaria, ranas dardo y otras especies que jamás podrán adaptarse de nuevo a su entorno natural, son acogidas en La Reserva para brindarles bienestar en un entorno que semeja su hábitat natural.

La vida animal es un espectáculo al natural

P1060457Además de las exhibiciones itinerantes, La Reserva tiene tres exhibiciones especiales, en las que no se trata de entrenar a los animales para hacer trucos, se trata de rehabilitarlos para que retomen sus habilidades naturales, esas que les fueron arrebatadas por los traficantes ilegales.

Observar el vuelo de las aves rapaces, sus rutinas de caza, etc., es algo que difícilmente veríamos en nuestra cotidianidad, al igual que el coatí de montaña, una especie tan poco conocida que se le llama el Fantasma de los Andes y que cumple un papel definitivo en la conservación de nuestras fuentes de agua.

Así que si piensas en una salida familiar, un paseo de amigos, La Reserva es una excelente opción que está muy cerca de Bogotá, más exactamente en Cota, Cundinamarca. Puedes llegar por la Autopista a Medellín o por la Vía Suba – Cota, en vehículo particular o de servicio público.

P1060246Tus salidas escolares o empresariales también pueden tener un sentido ambiental y ayudar a los procesos de conservación del planeta; La Reserva tiene planes para el público académico y corporativo, muy entretenidos y lo mejor con mensaje. Sólo con tu visita estás aportando a sus proyectos de conservación.

También si buscas una celebración de cumpleaños o un evento diferente y amigable con el planeta, La Reserva ofrece la opción de celebraciones con espacio exclusivo y recreación dirigida, donde el homenajeado y sus invitados podrán recorrer el Bioparque, ser testigos privilegiados de las exhibiciones especiales. Un evento con sentido ambiental.

Turkiis.com te invita a visitar el Bioparque La Reserva y disfrutar de la naturaleza con un propósito.