Bogotá no tiene playa, pero tiene cerca el embalse de Tominé, un lugar donde puedes vivir tanto actividades de aventura y adrenalina como planes donde el descanso y la armonía con lo natural, son el objetivo principal.

Este cuerpo de agua tiene una longitud aproximada de 18 kms., 4 km. de ancho y una profundidad promedio de 50 mts. está ubicado en cercanías de los municipios de Sesquilé y Guatavita y es una de las más importantes reservas de la región.

519012832_36dfb75d5c_mAunque el clima que le rodea no es precisamente tropical, este lugar se ha convertido en un sede para la práctica y torneos de deportes náuticos; allí se puede disfrutar del velero, esquí y paseos en lancha alrededor del embalse.

Además es un escenario excelente para la pesca deportiva, el senderismo, los paseos en bicicleta y caminatas ecológicas por los territorios que circundan el embalse.

Disfruta Tominé al máximo

Si tu deseo es quedarte y disfrutar por más de un día, de las maravillas de este paisaje, puedes hacerlo en las fincas adaptadas como hospedajes sostenibles, que ofrecen sus servicios en el municipio de Guatavita. Allí podrás vivir una experiencia cercana a las actividades de los pobladores de la zona y además deleitarse con los deliciosos platos preparados con ingredientes frescos obtenidos de la huerta propia del lugar.

Si prefieres un alojamiento más tradicional, también podrás encontrar pequeñas posadas y hoteles ubicados en las casas de estilo colonial del casco urbano del municipio.

3911921193_5723f58720_mTambién existe la opción de pasadía; si llegas a primeras horas de la mañana podrás disfrutar de varias actividades, tomar un delicioso almuerzo, tal vez protagonizado por una trucha fresca asada al carbón, en uno de los clubes naúticos o restaurantes que rodean al embalse y en la tarde, si el clima te favorece, maravillarte con el ocaso que viste de colores las nubes. Recuerda llevar ropa abrigada, gorro de lana, guantes y calzado deportivo o adecuado para la excursión.

Para ir hasta Tominé desde la Capital, se toma la vía Bogotá – Tunja y se sigue la ruta que lleva al municipio de Sesquilé, una vez allí toma la vía al municipio de Guatavita, entre los dos municipio encontrarás el embalse de Tominé. Es un recorrido que se hace en 90 minutos aproximadamente, por vías que se encuentran en buen estado y con excelente señalización, así que no hay excusa, si vives en Bogotá o estás de visita, este es un excelente plan.