Colombia es un país de contrastes, en donde puedes encontrar verdaderas maravillas naturales que parecen salidas de relatos de fantasía, una de ellas es Playa Blanca en el departamento de Boyacá.

Los que conocen la geografía colombiana, saben perfectamente que Boyacá, es un territorio que se encuentra al interior del país y sin ninguna salida cercana al mar, entonces ¿cómo es posible hablar de playa? Pues es precisamente gracias a otro prodigio natural que se abre paso entre el impresionante bosque andino que destaca en la región: La Laguna de Tota.

En la parte suroccidental de este cuerpo de agua, se encuentra Playa Blanca, un lugar muy frecuentado por los turistas que llegan atraídos por el paisaje que, por sus arenas blancas y las relucientes aguas, realmente evoca un paraje tropical.

Sin embargo la temperatura de entre 0°C y 12°C que reina en este bello sitio, a 3.115 m.s.n.m., es suficiente para recordarte que en lugar de traje de baño, mejor uses una ruana.

El frío no es obstáculo para la diversión

Aún sin bronceador ni altas temperaturas, las opciones de entretenimiento y diversión en la Laguna de Tota son muy amplias. Puedes elegir entre navegar en lancha, hacer esquí, bucear, hacer kayak, canotaje o vela.

tota2Si eres aficionado a la pesca deportiva, o simplemente quieres probar suerte en esta actividad, este es el lugar indicado. En las aguas de la Laguna de Tota podrás encontrar diferentes especies de peces, como trucha arco iris, capitán, capitán enano y guapucha.

Las caminatas ecológicas y el senderismo son también una excelente opción. A través de recorridos guiados, los visitantes pueden observar la magnífica flora y fauna del sitio.

Además puedes observar el amanecer, que sobre estas aguas es un espectáculo digno de recordar. Para ello puedes aprovechar y hospedarte en uno de los hoteles que tienen sede cerca de la laguna.

Otra opción de relajación es visitar el Spa del hotel y dejar atrás las tensiones.

Visita el ‘archipiélago de tierra fría’

Laguna-de-TotaAdemás de estar rodeada por los municipios de Tota, Aquitania, Cuitiva e Iza, en sus 70 km 2 de superficie, puedes encontrar islas, que se convierten en parajes soñados para apreciar la flora y fauna que caracteriza al bosque andino. Entre este ‘archipiélago de tierra fría’ se destacan La Isla del Amor, La Custodia y Santo Domingo.

Si tienes tiempo, tampoco puedes dejar de visitar Paipa y disfrutar de sus renovadoras aguas termales.

No te puedes perder las maravillas de este lugar de fantasía, disfruta de su encanto y relájate con el contacto directo con la naturaleza que lo rodea.