El sol hechiza a Taganga en cada ocaso, sólo basta ver uno de sus atardeceres para comprender por qué tantos extranjeros no han podido volver a partir de este paradisíaco rincón tropical enclavado entre el mar y las montañas que rodean Santa Marta.5352743069_709785cd88_m

Hechizados por la belleza del lugar y la tradición cultural, hasta Taganga llegan miles de turistas queriendo ser testigo de la belleza de sus playas y la legendaria hospitalidad de su gente. Muchos se atreven a decir que visitar este pueblo de pescadores, que parece haberse detenido en el tiempo, es como recorrer el Macondo de García Marquez, pero bañado por el mar Caribe.

Un menú de delicias exóticas

Y desde el mar llega la materia prima que las lugareñas convierten en deliciosos manjares típicos que ofrecen al viajero; en este lugar no existen las grandes cadenas de comidas ni los grandes comercios, así que prepara tu paladar para sorprenderse y trae efectivo, pues el dinero plástico no es una opción.11786301953_0d065dc8a8_m

Además, a la orilla de la playa encontraras casetas rústicas en las que podrás encontrar deliciosos jugos naturales preparados con frutas exóticas, cuya frescura será un bálsamo para tu garganta en medio de los de 29º centígrados de temperatura promedio del lugar.

Aguas cristalinas y atardeceres inolvidables

Uno de los grandes atractivos de Taganga es su playa de aguas cristalinas, escenario perfecto para el careteo o el buceo. Por el equipo no te preocupes, pues existen compañías locales que los ofrecen en alquiler y hasta te brindan la oportunidad de hacer un curso de buceo exprés o un recorrido para buceadores avanzados, todo se ajusta a las características del visitante.

Otro de los encantos de Taganga es su mirador, que ofrece una vista panorámica de la ‘Bahía más bella de América’. El atardecer en este lugar es un espectáculo que merece ser visto no una, sino muchas veces en la vida; la manera en que el sol se despide coquetamente del mar y lo colorea de tonos rojos y naranja, atrapa y conmueve a quien lo observa.

Y aunque por sus características, pareciera que este paraíso estuviera lejos de la urbe, pues no; este magnífico lugar está apenas a 10 minutos del centro de Santa Marta y es uno de los puertos desde los que parten las embarcaciones con rumbo a Playa Blanca y a Cabo San Juan en el Parque Tayrona, otra de las joyas naturales de la capital del departamento del Magdalena.

Así que no hay excusa para perdérselo o no repetirlo, en tus visitas a Santa Marta no olvides hacer del tour a Taganga, uno de tus favoritos en Turkiis.com.