7

Negocios

Cartagena es la economía más sólida del Caribe colombiano y la cuarta economía del país. Los avances de las industrias química y petroquímica, el sector de la construcción, el comercio internacional y el sector turístico, han traído desarrollo y retos a una ciudad que crece en competitividad y oportunidad.

La ciudad heroica cuenta con dos grandes complejos industriales, El Parque Industrial Mamonal, la Zona Industrial de El Bosque; 3 zonas francas: Zona franca de la Candelaria, Zona Franca Industrial de Bienes y Servicios y la Zona Franca Comercial; además de una Zona Franca Turística en las inmediaciones de Isla Barú. Todos estos centros de negocios ofrecen beneficios aduaneros muy atractivos para las empresas que allí se ubican y además acceso a una poderosa infraestructura de logística y transporte.

El sector de la construcción también ha venido en auge durante los últimos años en la ciudad amurallada; proyectos de vivienda de estratos altos y nuevos complejos turísticos se han tomado la zona norte, incentivando la inversión extranjera y renovando el paisaje urbano, ya que estas construcciones armonizan con el entorno natural, privilegiando las zonas verdes, los espejos de agua y los accesos a la playa.

El Centro de Convenciones y Exposiciones Cartagena de Indias, el Centro Internacional de Convenciones Las Américas y el Centro de Convenciones Hotel Cartagena Hilton, anualmente son sede de importantes eventos gremiales, corporativos y de Estado. La experiencia en organización de este tipo de reuniones a gran escala es uno de los valores agregados de la ciudad.

Cultura

Cartagena en sí misma es un museo vivo, al recorrer las calles de su centro histórico se puede apreciar por qué fue declarada Patrimonio Histórico de la Humanidad por la Unesco. Es que al pasear por la heroica, admirar sus balcones, fachadas rústicas multicolores y el poderío de sus murallas, se escucha el rumor de antiguos relatos que pasan de generación en generación, hablando de monasterios encantados, lamentos de esclavos y luchas épicas contra temibles piratas.

Además del recorrido por la callejuelas del centro histórico, el viajero puede visitar el Museo de Arte y Cultura, el Museo del Oro, la Casa – Museo Rafael Núñez, el Palacio de la Inquisición, el Museo de Arte Contemporáneo de Cartagena, el Castillo de San Felipe y el cerro de La Popa; cada sitio tiene maravillosas historias particulares que tejen la tradición cartagenera.

La ciudad amurallada es sede de importantes festivales artísticos, como el Festival Internacional de Cine de Cartagena, que promueve y apoya la industria cinematográfica latinoamericana; esta bella tierra también alberga el Hay Festival, una fiesta que celebra a la literatura, las artes visuales, el cine, la música, entre otras expresiones artísticas, con las que buscan difundir la cultura y el compromiso social.

Otro de los atractivos es la Cartagena de García Márquez. Historias reales e imaginarias, una ruta que lleva al viajero por los parajes a los que se hace referencia en la obra del Nobel colombiano. El recorrido se hace caminando o a bordo de coches halados por caballos, en compañía de guías que van narrando datos curiosos a cerca del amor que Gabo profesaba por esta ciudad.

Deporte y Aventura

La bahía de Cartagena es escenario de múltiples prácticas deportivas, entre ellas el surf, windsurf, kitesurf, esquí náutico y jet ski, no hay que ser experto para vivir la experiencia, pues existen varias escuelas que brindan desde cursos básicos hasta entrenamientos avanzados y se encargan de alquilar el equipo necesario.

Islas del Rosario, a 46 km, del puerto de Cartagena, es el lugar indicado para practicar careteo o tomar clases de buceo, pues sus aguas turquesa y su riqueza coralina, convierten esta actividad en un espectáculo que ningún viajero se puede perder.

El Flyboard es una atracción de reciente aparición en Cartagena, en ella el viajero puede ‘volar sobre el caribe’ en una tabla impulsada por una manguera a propulsión y dirigida por una moto acuática de alta velocidad. Antes de iniciar el ‘vuelo’, los aprendices deben toma una inducción en tierra y agua y alquilar el equipo de protección pertinente y luego a vivir una emoción indescriptible.

Descanso – Familia – Parejas

Las murallas de Cartagena son como ‘la meca del amor’, su encanto atrae a cientos de parejas que deciden unir sus vidas o pasar su luna de miel en este lugar; sea cual sea la elección los hoteles y restaurantes ofrecen planes que incluyen cena a la luz de las celas y recorridos en coche por el centro histórico, al que le pueden sumar música en vivo, flores y otros detalles para lograr una velada inolvidable.

Los planes familiares suelen llevar a los viajeros a los territorios insulares que rodean a la Heroica; Barú, Tierrabomba y las Islas del Rosario son los planes favoritos de las familias, que buscan diversión sin límite de edad. Las maravillosas playas de arenas blancas y las aguas cristalinas son el lugar perfecto para tomar un baño de mar o de sol y relajarte lejos del ruido de la ciudad.

La visita al Oceanario de Islas del Rosario, donde habitan 1000 individuos de 140 especies diferentes, es uno de los mayores atractivos. El espectáculo de delfines y de tiburones deja perplejos a los turistas, que se maravillan ante la riqueza en fauna y flora marina que existe en esta región insular.

6
8

Gastronomía

La numerosa llegada de turistas ha hecho que los restaurantes en Cartagena quieran responder a la demanda de variedad adaptando sus cartas a platillos más internacionales, que respondan a la demanda del paladar extranjero.

No obstante la comida típica de Cartagena conserva su lugar en plazas y sitios populares, fuera del centro histórico. Allí reinan la arepa e’ huevo, la butifarra, el boyo e’ yuca, los buñuelos de frijol o de maíz, la yuca con suero, el sancocho de pescado y otras delicias autóctonas que son la verdadera muestra gastronómica de la región.

Las recetas con frutos del mar son otra de las joyas de la gastronomía cartagenera. La frescura de los pescados y mariscos dan hacen de estas preparaciones un verdadero manjar.

La variedad de frutas exóticas, enriquecen la propuesta gastronómica, pues los zumos frescos, dulces y postres que se preparan con ellas hacen las delicias de propios y visitantes.