Además de hacer una pausa en el trajín diario, lograr un bronceado perfecto es uno de los objetivos al tomar vacaciones en un destino tropical. Sin distinguir género, tanto hombres como mujeres soñamos con dar a nuestra piel el tono canela deseado, pero a veces alcanzarlo se convierte en un imposible y terminamos llegando a casa con la piel cayéndose a jirones y manchas de diferentes tonos por todo el cuerpo.

Lo anterior, muchas veces se debe a la falsa creencia de que broncearse sólo se trata de tenderse bajo el sol y tostarse hasta que la piel se enrojezca. No existe nada más lejos de la realidad, pues además de elegir los productos adecuados para proteger y dar color a la piel durante la exposición, y usar productos ‘after sun’, la preparación de un buen bronceado debe empezar al menos dos semanas antes del viaje.

Tal como lo acabas de leer, preparar tu piel para el sol te ayudará a lograr un bronceado saludable y duradero; pero ¿cómo hacerlo? A continuación compartiremos algunas claves a tener en cuenta para conseguir el tono cobrizo deseado.

Empieza desde dentro

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y como tal está conectada con los demás sistemas del organismo, de tal manera que lo que comes termina influyendo siempre en cómo luce tu epidermis.

fruit-1011221_640Así que si tu misión es obtener un bonito y saludable bronceado, debes empezar a consumir muchas frutas y verduras un mes antes de tu viaje, sobre todo aquellas que contienen betacaroteno en grandes cantidades, ya que este compuesto natural estimula la síntesis de la melanina; incluye en tu dieta zanahoria, perejil, tomate, calabaza, espinaca, brócoli, mango, durazno y papaya.

También es recomendable consumir alimentos ricos en vitamina E, como el aceite de oliva, los frutos secos, las legumbres, el aguacate y los productos integrales; la vitamina C es un excelente antioxidante y te ayudará a contrarrestar los efectos adversos de la radiación solar, como el envejecimiento prematuro; el limón, la naranja, la mandarina, el kiwi, los arándanos, entre otros, son excelentes fuentes de vitamina C.

Dedícate un tiempo a diario

24467277773_5e6c6ac30e_mRealizar una exfoliación profunda una vez a la semana, durante al menos dos semanas antes de exponer tu piel al sol retirará las células muertas y renovará la superficie de tu epidermis, dejándola radiante y lista para recibir los rayos del sol. Debes tener en cuenta que la última exfoliación debe aplicarse al menos dos días antes de exponerte a la luz solar.
Asimismo, no olvides humectar tu dermis a diario; procura hacerlo luego de tu ducha diaria y no olvides incluir en tu ritual diaria el uso de protector solar, para protegerte de la radiación y porque será más difícil emparejar el tono si hay partes de tu cuerpo que lucen más oscuras.

Esperamos que te sirvan estos consejos y  vayas donde vayas, sea a Taganga, Playa Grande o Playa Blanca en Santa Marta, a Islas del Rosario en Cartagena, a las Piscinas de Guejar en Granada, a una finca en Carmén de Apicalá, o donde decidas tomar el sol, puedas disfrutarlo y no olvides, nuestra comunidad de viajeros inteligentes viaja con Turkiis.com.