Si tu vida diaria la pasas inmerso en las ajetreadas dinámicas urbanas, con sus trancones, sus sonidos que aturden, sus afanes, sus jornadas intensas, entonces eres excelente candidato o candidata para tomarte unas vacaciones campestres.

Ahora bien, ¿Qué entendemos por vacaciones campestres? Pues son aquellas pausas que puedes hacer en entornos rurales, como fincas, granjas o haciendas que han adoptado vocación turística, ofreciendo a los viajeros refugio para escapar de la ajetreada vida de la ciudad.

No tienes que ir muy lejos

Estos sitios ofrecen varias ventajas para los viajeros, ya sea que dispongan de largos periodos de tiempo de descanso, o apenas un fin de semana. Una de ellas es que existen muchos que están cerca de las grandes ciudades.

Patio del centro2Por ejemplo cerca de Bogotá encontramos encantadores sitios para tomar vacaciones campestres, como La Hacienda El Roble, Hacienda Normandía y la Finca Hotel Guayacundo, tres lugares donde la vida del campo es el mayor atractivo, pues además de descansar puedes vivir de cerca las dinámicas diarias de los campesinos de la región.

Pero si no sólo buscas relajarte, sino que también quieres emociones y adrenalina, visita Granja Extrema en Villeta y disfruta de sus atracciones conociendo además la característica cultura panelera de la región.

Cerca de Medellín, entre muchas opciones destaca la visita a una granja cafetera, que además de ser una excelente manera de acercarte a la cultura cafetera, también te ofrece probar las delicias gastronómicas del campo antioqueño, una excelente opción para tus vacaciones campestres.

Y si estás por el Valle del Cauca, no te puedes perder el Parque de la Uva, un lugar encantador en medio de los característicos cultivos de uva de la región del municipio de La Unión. Una experiencia de vacaciones campestres, con opciones para toda la familia.

¿Por qué tomarse una vacaciones campestres?

IMG_0359Sabemos que si piensas en vacaciones, todo parece ser sinónimo de playa, sol y bebidas tropicales con sombrillitas de colores; pero si te atreves a probar unas vacaciones campestres, seguro disfrutarás de sus ventajas. Por ejemplo, el aire puro rico en oxígeno, que  encuentras en el campo gracias a la abundancia de árboles, desintoxica el organismo y te hace más vital.

Además una caminata por el campo, es la perfecta actividad para relajarse, pues te permite conectar con el ritmo pausado de la naturaleza. Y como si fuera poco, los sonidos que puedes escuchar en las noches campestres te ayudan a conciliar un sueño más profundo y reparador.

¿Necesitas más razones para vivir unas vacaciones campestres? Encuentra las opciones perfectas en Turkiis.com